Advertisement

Formación contra intrusismo

Nuestro sector no escapa a la necesidad generalizada de formación, al contrario necesita un PLUS.

Se habla continuamente del intrusismo, se habla de una plaga que afecta a los márgenes de los negocios, que infecta la calidad de los servicios y que repercute en el bolsillo del verdadero profesional. Se demanda, como remedio a todos los males, la acción de la Administración  para que regulen formateen y pongan puertas al campo.

Poner puertas al campo

Pero ¿bastaría con esto?, con regular con imponer, ¿esto es la solución a todo? honradamente creo que no. La clave tiene que girar en torno al Cliente, al verdadero JEFE CON MAYÚSCULAS al que hace que nuestros negocios progresen adecuadamente. El cliente tiene unas necesidades, y nosotros debemos dirigir nuestros esfuerzos y recursos (ojo limitados) a satisfacerlas. Para ser rentable y efectivos, necesitamos conocerlos, segmentarlos y comunicarles el valor que les podemos aportar.

Cliente

Estas acciones no conocen de tamaño de empresas, ni de tipos de cliente. TODOS necesitamos conocer, superarnos y trasmitir, se trata de una lenguaje único con matices, pero único. Además las tres son complementarias: de nada nos vale transmitir sí luego no ejecutamos correctamente lo que vendemos-de nada nos vale tener unos conocimientos técnicos de primer nivel sino somos capaces de llegar al mercado  o al cliente que realmente está dispuesto a pagar el precio de nuestro trabajo. Es necesario ser buenos técnicos, pero además debemos saber llegar al mercado, debemos saber vendernos: “Si tuviera sólo un dólar lo invertiría en publicidad” Henry Ford.

Coca cola

Aún hay gente que cree en el 2.019, que estos conceptos son improductivos, “que yo soy muy pequeño”,"que no hay tiempo en el día a día”, “que el esfuerzo no le compensa” o "que su cliente lo único que quiere es precio”. Hay mucha gente técnicamente intachable y con una experiencia de años, que se preocupa mucho por factores externos, de regulación y obvia lo que quiere su JEFE, el directo, o el potencial que es mucho más grave.

Gimnasio

La Formación es una ACTITUD, no es el remedio a todo los males, pero es un ejercicio que trabajado y repetido asegura resultados. La Actitud formativa, es una estado de mejora continua, de esfuerzo y de mucho emprendimiento. Las necesidades de nuestros clientes, gracias a la Digitalización son más cambiantes y  complejas, pero  también son más fáciles de detectar y sobre todo de rentabilizar. La digitalización hay que verla como una oportunidad para autónomos y pequeñas empresas, gracias a ella tenemos  a nuestra disposición, herramientas que nos permitirán conocer y satisfacer mejor las necesidades de nuestros clientes actuales y futuros. Aprovechar la oportunidad, está al alcance de todos, sin excepción, solo necesitamos voluntad y mucha constancia. ¿Conoces mejor forma de olvidarse del intrusismo?

Advertisement

Advertisement

Imagen de Natxo Ivorra

Creado por Natxo Ivorra Escribir al autor

Secretario General
APEME

2 Comentarios

Anónimo May 02, 2019

Responder
Sencillamente. Magistral.

Cazorla Pina, Ignacio comentó: May 03, 2019

Responder
Totalmente de acuerdo, muy acertado. Hay que sentarse de vez en cuando y hacer ejercicio de autoevalución èticamente hablando.

Deja un comentario