Advertisement

Imagen de Natxo Ivorra

0 Comentarios
#SomosAPEME

Permítanme  la licencia: Corría el año 2.000 cuando un Atlético de Madrid en Segunda división, se ayudaba en este lema  para levantar el ánimo de su alicaída afición y apelar al sentimiento para explicar lo inexplicable: el hecho de ver a todo un TOP pululando por los campos de segunda división. ¿Habéis visto el nuevo anuncio de Amazon? Os lo recomiendo,  la empresa que representa la “deshumanización” más extrema en el comercio minorista, apela en su nueva campaña publicitaria televisiva  al componente social y personal de la marca, reforzando la idea de que detrás de cada transacción on line, hay un sentimiento.

Apelar al sentimiento, al corazón, mueve montañas, los ejemplo actuales e históricos son variados y de distinta naturaleza, pero en todos siempre coexiste  un componente de corazón ganas y orgullo, que revuelve situaciones y justifica como  la carencia de lo anterior provoca estrepitosos fracasos. Hablo de componente, no de exclusividad, el corazón, por ejemplo sin otros muchos factores provoca un resultado gaseoso, y al contrario, de nada sirve un proyecto faraónico bien desarrollado y calculado al milímetro, sino hay detrás personas que se abrazan a una idea o visión y se alinean para conseguirla.

Y lo digo ahora, que estamos inmersos en la época de la digitalización, automatismo e inteligencia artificial, y donde parece que lo humano, queda o va a quedar a un segundo plano.

Sentimos los efectos de  la transición a una nueva época, donde los cambios constantes  de paradigmas  provocan una sensación de  vivir en un ecosistema absolutamente inestable. Hoy todo es copiable, los servicios los productos están muy próximos a entrar en el nivel coste marginal= 0 y  el concepto de ventaja competitiva ha quedado totalmente desfasado.

¿Dónde queda ahora el sentimiento, la fuerza del componente humano? Aunque suene retorcido, para mí queda en el centro. Nos formamos a todos los niveles, hacemos esfuerzos por adaptarnos a nuevos entornos, evolucionamos pero cuidado…. somos personas, y por mucho que se empeñen algunos no vamos a desaparecer. ¿Qué marcará la  diferencia?

  • Las Personas que  aplicando la creatividad sean capaces de sacar el máximo partido a su desarrollo.
  • Las personas, que tengan una visión y sean capaces de transmitir y persuadir.
  • Las personas, flexibles capaces de adaptarse y crecer con los cambios.
  • Las personas, que sepan sacar el máximo rendimiento del resto de personas de su organización
  • Las personas, las personas y las personas….

La digitalización es el medio no el fin y actualmente el concepto suena como un mantra de cambio continuo y evolución necesaria, no  lo dudo, pero os invito a que sistemáticamente en su aplicación utilicéis el mantra del “sentimiento” que no por antiguo, resulta muy eficiente y de rabiosa actualidad.

#SomosAPEME

Advertisement

Advertisement

Imagen de Natxo Ivorra

Creado por Natxo Ivorra Escribir al autor

Secretario General
APEME

Deja un comentario